Yoga y Meditación

4

La palabra yoga tiene múltiples significados, siendo el más extendido el que deriva del sánscrito yug, que quiere decir yugo, unión. Esta unión simbólica de dos bueyes por el yugo, se describe metafóricamente como la fusión de la conciencia individual con la conciencia universal.

En la práctica, el yoga es el medio para equilibrar y armonizar cuerpo, mente y alma. Es la ciencia de la vida que interrelaciona todos los aspectos de la persona: físico, vital, emocional, psíquico y espiritual.

El yoga, se originó en la milenaria tradición hindú y se ha popularizado como un medio para sobrellevar el modo de vida occidental. La práctica del yoga es un sistema completo de ejercicios y movimientos que aúna equilibrio, flexibilidad, elegancia y fuerza.

 

Bakasana

Las posturas que conocemos, y que empezaron siendo un método para purificar y fortalecer el cuerpo, nos sirven ahora para aliviar molestias, calmar los nervios y flexibilizar las articulaciones.

A lo largo de la historia se han desarrollado varios estilos de práctica de yoga.

Muy brevemente, éstos pueden resumirse en cuatro caminos:

Karma Yoga – Yoga de la acción desinteresada.

Bhakti Yoga – Yoga devocional (cantos, oración…)

Jñana Yoga – Yoga del conocimiento

Raja Yoga – También conocido como el “camino real”. Yoga del control de la mente, de la meditación como vía para la reintegración del ser con lo Absoluto. Una de sus partes es el Hatha Yoga, Yoga del control fisico-energético.

 

Dentro del Hatha Yoga se han desarrollado diferentes estilos como:

– Hatha Clásico
– Rishikesh o Sivananda
– Kundalini Yoga
– Iyengar
– Ashtanga
– Bikram Yoga

 

Algunos beneficios del yoga

  • Se estiran y tonifican todas las partes del cuerpo, manteniendo flexibles la columna y las articulaciones.
  • Los órganos internos reciben un suave masaje (hígado, páncreas, riñones, corazón).
  • Mejora la circulación sanguínea.
  • Se aprende a tomar conciencia del cuerpo, a respirar de forma adecuada y a relajar cuerpo y mente.
  • Se gana elasticidad.
  • Regula las funciones intestinales y combate el estreñimiento.
  • Muy recomendado para problemas de espalda, cuello y hombros derivados de malas posturas adoptadas en la vida cotidiana.
  • Mejora la autoestima.
  • Aumenta la capacidad de concentración.
  • Reduce el estrés y enseña a combatirlo.

Contraindicaciones

En principio, el yoga es una actividad saludable para todo el mundo a cualquier edad.

Para quienes por su estado de salud resulta desaconsejable la práctica de determinadas asanas, siempre puede adaptarse con variantes o asanas alternativas con beneficios similares o incluso especialmente indicadas para corregir determinadas dolencias.

No obstante, existen casos en los que el tipo de actividad del yoga, con momentos de autoexploración, toma de conciencia personal o quietud prolongada podría estar contraindicado.
Se recomienda precaución a la hora de practicar yoga cuando se ha diagnosticado esquizofrenia o hipocondría.

Tampoco se recomienda la práctica de yoga antes del tercer mes de embarazo.

La apreciación de cada individuo en su práctica personal es la que decide definitivamente si se trata de una actividad adecuada para él o no.

Es conveniente consultar a un médico en caso de duda.

 

Deja un comentario